jueves, 12 de septiembre de 2013

Las abuelas (cañonas)


Ver una peli mala y querer vivir en Australia y tener casi 50 años. Es lo que me pasa últimamente, un día quiero ser rubia, otra intelectual y ahora quiero ser una tigresa australiana. Cágate lorito.

El otro día vi Adore, que no es buena ni regulera, es directamente una mala película. El guión es un truño, la factura roza la serie B, los macizos tienen la misma cara de merluzos todo el rato... Pero me da igual. Quiero ser autraliana, en serio.



Para empezar ELLAS. La madre que las parió. Se las ve mayores, maduritas, MILF... pero da igual. Están perfectas en su madurez, en su poderío que roza los 50, en esos cuerpos perfectos que entran en los años a base de pilates tan ricamente.

Porque en sus 50 años, esas dos zorras están más buenas que tú y que yo.






Esos brazos, esos vientres... espigadas, atléticas, interesantes, perfectas. Esas dos mujeres no son ni medio normales. Sobre todo Robin Wright. Pero dejadme que os cuente un poco la peli y ahora hablo más de ella. Que quiero ser ella, sobre todo ella.

Adore está basada en Las abuelas, un relato de Doris Lessing. A mi Doris Lessing me fascina por su febrilidad, porque escribe compulsivamente y eso le hace una escritora imperfecta. Tiene libros reguleros en su extensísima carrera literaria y eso es maravilloso.

Lessing escribió la historia de Las abuelas porque alguien se la contó. O sea, que algo tan poco creíble, tan "venga ya, hombre", puede haber sido verdad. O no, quizá solo fue un rumor que sirvió a la premio Nobel para hacer una historia genial. Da igual, qué más, da lo mismo.

La película, como digo, es truñera, pero a mí me gustó verla porque en ella todo es bonito.

Dos amiguísimas desde la infancia que más que quererse se adoran van creciendo y se casan  y tienen dos hijos de la misma edad que a su vez también se hacen amiguísimos.




Las dos viven en casas de sueño, en una pequeña comunidad de Australia, frente a una playa de cuento, desierta. Las casas son las otras protagonistas de la película porque, madremiadelamorhermoso, son perfectas, bonitas, luminosas, relajadas. Yo quiero la de Roz (Robin Wright), NECESITO vivir ahí.

Total, que las dos rubísimas y hermosas amigas tienen dos niños que por arte de magia crecen y se convierten en dos grances macizos, surferos, dioses del océano. Y claro, ahí ya te entran los calores de la muerte viendo la película, porque tanto músculo, tanto salitre y tanta belleza no se puede aguantar.




Y si queréis saber el resto de la peli, pues la véis. Y si no, mejor leer antes el relato de Lessing y luego veis la peli. Así os decepcionará más como película, pero con suerte disfrutaréis tanto como yo de tanta hermosura. Aunque quizá no, porque lo que a mí me pasa es que tengo hipersensibilidad a lo bello. Si algo es bello, ya me gusta. Punto. Cero objetiva. Para eso soy muy poco exigente.

En la peli todo es bello. Ellas, ellos, las casas, esos biquinis y bañadores caros, la ropa de cama, coño, esas sábanas de lino, esas copas, esos muebles de madera y esas butacas de bambú (momento mobiliario de bambú, por cierto, ya llegará post sobre eso).






Como dice mi hija pequeña, yo ME PIDO ser Robin Wright (las dos casas son bonitas, pero la suya más). Me pido su cuerpo atlético y perfecto, su cara überinteresante. Ella es todo. Es bella, un cañón del colorado, tiene cara de ser intelectual total, nada intensa, tiene cara de inteligentísima, de ser superior, EL ser superior. Obviamente, ella es la evolución de la especie humana.

Robin (y Naomi) no esconde su madurez. Se le ve mayor, desde luego no parece una jovencita. Pero quién cojones quiere ser una veinteñera cuando puedes ser Robin Wright???? NADIE.

Y envejece tan bien que hasta el hecho de que sus ojos hayan empequeñecido con la edad parece una acción divina. Pasa mucho que cuando la gente envejece los ojos se achican. Muchas y muchos lo llevan realmente mal. Es dramático. No hay más que ver el caso disparatado de Robert Rerdford. Por el amor de dios, que mal envejece ese hombre, con esos ojos de mochuelo. Yo soy de ojos pequeños de toda la vida y ver que a Robin le ha pasado eso con tanta dignidad me reconcilia con la vida.

Robin es la esperanza de la mujer blanca.



Ay dios, quiero ser abuela.

Muy fuerte.

Un beso a todas

Lula P.

PD: Este post se lo dedico a mi amigo Marcos, por amar a Kelly Capwell de toda la vida.


14 comentarios:

ester dijo...

ay, nolodigasnolodigasnolodigas, que luego te riñen por spoiler, pero ya lo aventuro yo que no he visto la peli ni leído el libro de la lessing... ¿se enrollan a dos bandas madres e hijos?
y siento poner la nota bajonera, pero para ser un cañón con 50 tacos hay que haber sido un mega cañón con 30, no? o sea, en caso contrario puedes ganar con la edad y volverte una tía interesante, pero dudo que se te alarguen las piernas a la par que te mengua el vientre...
así que no, yo no quiero ser una abuela, jajajajaja!!!!!!!!!!!
beso!
e.
p.d. aunque oye, ahora que estoy entregada al surf, igual hasta me vuelvo rubia y todo...

Anónimo dijo...

Hola Lula

Yo también quiero ser Robin. Ya me encantó en House of cards, tan altiva y tan humana... Me he cortado el pelo como ella en la serie pero es imposible ser ella, es única.
besis
carmen

Lula P. dijo...

Ester, yo creo que hay mujeres que mejoran con la edad y que se vuelven maduras cañonas, sin duda alguna. Pero para eso es vital hacer muchísimo deporte y comer muy poco. Y también tener dinero para cremas y masajes y ropa cara. Eso es así. Es una esperanza carísima, pero hay esperanza.


Carmen, no he visto House of Cards, pero lo haré, sin duda, lo haré!!

Maribel (Alexa) dijo...

Me ha gustado bastante igual que a tí las películas bellas visualmente me pueden. Tanto como cincuentonas no que las actrices tienen 45 y 47 creo. Pero se podría haber hecho con Sharon Stone y Demi Moore que si son cincuentonas y tampoco las parejas hubieran quedado tan mal.
Puede que la novela original sea de Doris Lessing, pero parece robada de este video de Justin Timberlake:

http://www.youtube.com/watch?v=X0DeIqJm4vM#t=149

"Noche de la madre" en lugar de "día de la madre".

Saludos

Anónimo dijo...

Quiero ser abuela????...que loca!

Te crees tú que es solo genética?? Para estar así de cañón a los 50 hay que ponerse a topo de pilates y aerobic desde los 25 e invertir lo mismo que en tu hipoteca en cremas.


Marta

Anónimo dijo...


Lula,

Tengo que decir que Carmen es mi hermana y está muy guapa con el pelo corto al estilo Robin! (y es verdad, no es amor de hermana).

Al ver House of Cards, yo me lo hubiera cortado también, pero en los pelos morenazos/potentes, como es el mío, un desliz de esos se paga muy caro...

Después de ver House of Cards, me pasó como a ti, quería todo de ella... su pelo, sus vestidos, sus zapatos, echarme a correr por las calles para hacer deporte, o incluso su marido en la serie (que es cero mi tipo)...

Bueno, quizás lo del marido es porque Kevin Spacey me da un morbo de esos raros... ;)

Volviendo a ella, al principio en la serie la odias pero después, no sabes como, quieres ser ella!!! Es más, te encuentras hasta llorando sus penas...

House of Cards fue un hallazgo...

Ester



Anónimo dijo...

Hola Carmen y Ester, estoy viendo house of cards por vosotras que me metisteis el runrún. Ayer me chupe de tirón los siete primeros y hoy sigo. Quiero ser robín. Tan guapa, tan perfecta, tan carísima. Pero el pelo no me lo corto. Mañana vuelvo q empezar q correr, eso si. Beso!

Lula P.

Anónimo dijo...

"Qué tiene la belleza que de toda ofensa arranca perdón ...?

:)

Pienso que esa "patina" o ese "aire" que Robin ha ido adquiriendo con el tiempo se debe, en alguna medida, a su matrimonio con el malencarado y creo que un poco-mucho "difícil"Sean.Todavía recuerdo unas fotos de la pareja por París en las que se veía como aquel se había pillado un rebote tremendo y se había acuclillado a la entrada de un portal y a la "mártir" Robín tratando de "negociar" con el susodicho que tal cual parecía que ni atendía a razones ni parecía querer moverse un milímetro de donde se había apostado.
La escena me recordó a una madre con su hijo, tratando de sacarlo de su rabieta. Y todo esto en vía pública, como para tratar de imaginar escenas privadas ...

A las personas que sufrimos determinadas alergias los ojos con la madurez se nos van achicando, quedando como pequeñitos porque la piel del párpado superior se va como replegando. Súmale a esto "la filosofía" que habrá tenido que aplicar con ese tornado llamado Sean ... et voilà!...ahí tienes esa mirada suya que parece provenir de un ser superior ...

;)

Me gusta leerte, de alguna manera me encuentro en ti, me gusta cómo desbarras sobre todo con ese tono creo que un pelín impostado de tomarte todo a coña. Dudo mucho que alguien sensible a la Belleza como tú, tenga el genio suficiente, las 24 horas del día, para no caer por veces en la intensidad, esa de la que muchas veces te mofas ...

Robin desprende profundidad ... más que intelectualidad, pero está bien que cambies los términos. Las aguas profundas más tarde o temprano hay que probarlas.

Isabel.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=-rfjk_f34is

*Me gustaría que esta falda de tablas que todas hemos tenido me sentara tan bien como a ella, con ese jersey "muy usado" haciendo ya bolsa en sí mismo ... Si se me ocurriera ponerme la versión que nos proponen para este invierno sólo vería una zoqueta en el espejo. Me falta "charme".

¿Cuánto tiempo hace ya que no os arrancáis a bailar en un bareto-café como éste ...?. Momento nostalgia.

Me gustan estos baretos, el fotograma desprende olor a serrín por el suelo, yo qué sé!!.

http://www.youtube.com/watch?v=pmVHKqOA8C4

Y ahí va un momento "intelectual" según Lula. Yo ahí veo profundidad. No sé si será demasiado intenso para "vos". ;)

A la pregunta de qué es el amor, se responde esto:

http://www.youtube.com/watch?v=SHikpdf8ktM

Isabel.

Anónimo dijo...

Ala Isabel! Qué películas!!! Mmmmm hay que volver a verlas este otoño, está claro, perfectas para tener septiembre intenso.

Y sí, fijo que a veces soy una intensa! Mátame! Mátame! Jajajaja


Estoy encantada de que estés por aquí. Gracias por tu estupendos comentarios. Un beso

Lula p.

Anónimo dijo...

Gracias a ti por tu blog.

Me río muchísimo con tus post, y eso se agradece.

Me gusta ese tono desenfadado y burlesco que eliges primeramente para con lo que escribes y en un segundo plano advierto como si esa misma chufla estuviera autodirigida secundariamente hacia ti misma para auto-restarte gravedad. No sé, no sé ...Esas cosas que sólo hacen las intensas cansadas de su intensidad.Eres pasional,y esa fuerza la transmites palabra a palabra. Tu mirada estoy segura que contiene un fuego velado.

Me gusta también cómo desgranas la idea/s que pululan por cada post, ahí percibo no sólo tu ojo observador y crítico sino también tu "buen ojo" en general, y especialmente en los hombres que atrapan tu atención...

Cuando hablas de ellos, aunque con mucha coña, destilas intensidad, maja ...es una cualidad que no se puede esconder aunque quieras. ;)

Comparto tu pasión -entre otras-con el hombre Trivago de un viejísimo post. Y tu buen análisis de que sin barba es "ná" ...Ahí lo has "clavau". Pero el atractivo de este hombre no reside sólo en sus barbas, está también en su piel, fruto de madre sudamericana y papá nórdico.

La piel de muchos hombres habla y tintinea ... ¿Verdad ...?. :)


"Nada hay más profundo que la piel". Paul Elouard.

¿Verdad? ... ;)

Un saludo, Lula P. Regálanos más risas.

Isabel.

Anónimo dijo...

Has vuelto!
Qué alegría!
R.

María dijo...

Mmmm... pues me has metido el runrun de la novela! Ahora la busco desesperadamente por toda la ciudad!

Anónimo dijo...

Alguien que como Lula escribe poco pero bien.

http://meteneishastaelparrus.blogspot.com.es/


Isabel.