viernes, 24 de abril de 2015

Enamorarse


Me pasa con muy pocas personas y cada vez menos. Pero cuando me ocurre reconozco fácil ese sentimiento soberano y libre; indomable y narcotizante. 

Mis mejores enamoramientos me han durado (me duran) décadas. No os voy a hablar de mi marido, porque eso es amor y todo el mundo sabe que el amor es otra cosa, algo mejor pero infinitamente más aburrido. Por eso en esta vida la única salvación es conseguir salpimentar el amor con temporadas de enamoramiento.

Nenas, yo me enamoro a loco, a lo adolescente desatada. Me he enamorado de Marlon Brando, de Tom Hardy, de Fassbender... De Jax. De Charlie Hunnam no, yo por quien lubrico es por Jax. Jamás una barba y una moto fueron tan importantes. 

Ay, Jax, me has roto el corazón.

Que me enamoro, nenas, que me enamoro del personaje de una serie, del protagonista de una novela, de un músico, de una familia (los Panero, los Fisher...), de un periodista, de un artista... de una modelo. No hay una regla fija, no me ocurre de forma sistemática y, ya lo he dicho, me pasa cada vez menos. Pero cuando surge, es un locurón.

Uno de mis primeros enamoramientos me ocurrió con Gia. De eso hace ya muchos años y aún me sigue dando un repullo el corazón cuando miro sus fotos.



Ves a Gia, con toda su tragedia y su belleza, y te das cuenta (una vez más) de que esta vida puede ser muy hija de puta.



Ves esas fotos y te entra el vértigo.




Esas imágenes maravillosas y geniales te dan miedo. 


Te dan miedo porque no puedes entender cómo una mujer tan guapa pudo acabar tan mal. 



Te dan miedo porque no comprendes cómo lo hizo para ser la primera supermodelo y en tan pocos años acabar desahuciada y prostituyéndose por una papelina de heroína. 

Antes que Cindy, antes que Linda, que Claudia y que Naomi, antes que Kate Moss... Gia fue la primera y si miras otra vez esas fotos (míralas, no dejes de mirarlas, no puedes) verás que parece que se tomaron ayer. 











Gia fue la primera en posar así, el resto que vino luego no tuvo más que copiarla. 




Fue la musa de Scavullo!!! La protagonista de la mítica editorial de Vogue con fotos de Von Wangenheim.




Mirad esas fotos, por dios, y enamoraos!!! 






En esa sesión con Von Wangenheim conoció a Sandy Linter, la maquilladora, y se enamoró de ella hasta las trancas. 




Dicen que durante el tiempo que duró esa relación Gia no probó las drogas. Eso dicen, pero a mi Sandy me cae fatal, así que desconfío de ese supuesto efecto redentor. La cara y los ojos de Gia sugieren más bien lo contrario, maldición y hambre de autodestrucción.



Un día de estos nos daremos cuenta de que estamos aburridas de no maquillarnos nunca y decidiremos que la vida es mucho más bonita y divertida con sombras de colores, labios brillantes y mucho, mucho colorete. 






Un día de estos, queridas, estaremos tan hartas de la falsa naturalidad que nos abandonaremos a los placeres del cepillo, la laca y el secador.






Un día de estos... Y seremos felices!





Gia era la mujer que mejor ha llevado el traje de baño entero. Joder, a nadie, nadie, nadie, a nadie en toda la historia de la humanidad le sientan mejor los bañadores.




Lo sé, es una palabra horrible, pero yo digo BAÑADOR.









También puedes entregarte al morbo de buscar las marcas de los pinchazos en sus brazos. Están ahí, sólo hay que fijarse un poco.




Y ahí.




Esta fue la última portada de Gia. 


Iba tan drogada que la sesión fue una pesadilla, muchas veces se quedaba dormida en medio de un trabajo o la liaba parda porque entraba en el bucle de su desesperación, de su politoxicomanía. 

Las heridas en sus brazos eran ya tan evidentes que Scavullo hizo que los escondiera detrás de la espalda, en una postura que más que disimular provoca misterio, belleza y terror.

Luego dijo que no, que en realidad le pidió esa pose para que pareciera más delgada. Gia había engordado unos kilos durante ese año (o dos) que estuvo olvidada por todos y entregada a la maldición y a los placeres de las drogas. Scavullo la rescató y le regaló su última portada.




Después de eso, Gia cogió carrerilla. 



Se drogó hasta acabar con todo, en la calle y follando con cualquiera por una dosis. Una puta apaleada en los peores barrios de Nueva York que terminó contrayendo el virus del Sida y muriendo a los 26 años.









Dicen que fue cosa de su madre. Nadie del mundo de la moda acudió a su funeral. 







Un beso a todas.

Lula P.

PD: La película de Angelina Jolie es una puta mierda, os lo digo para que las que no la hayáis visto os ahorréis el trance. 

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Ah la película de Angelina Jolie! recuerdo muy vagamente haber visto algo de esa película en la 2 hace muchísimo, pero no sabía que iba sobre ella! es una historia realmente triste, una prueba de lo salvaje y lo hipócrita que es eso de la moda. Ahora sobre las fotos que han salido de Rihanna supuestamente esnifando cocaína todo el mundo ha puesto el grito el el cielo y el amigo Testino ha dicho: pero qué pasa, pero qué invento es esto? si es el pan nuestro de cada día!

Claro que nos mencionan en smoda, si el artículo lo firma quien lo firma! (vuelve al blog!)

Un beso.

Pepa Flores dijo...

Conocía la historia y no vi la peli. Tiene fotos sublimes.
El asco que me da es el ninguneo moralista americano, que a día de hoy la recuerdan 4.

Lorena dijo...

Que belleza! En la primera foto se ve a "cara lavada", pero de las de verdad, de las de antes, sin que existiera photoshop ni filtros múltiples, un cara lavada y punto, a ver qué modelo iba a aguantar así de guapa un primer plano a pelo hoy en día...
Y luego me flipa el cuerpo, y me pregunto: ¿cómo es posible tener ese cuerpo hiper-tonificado, sin celulitis (de verdad, volvemos a la ausencia de photoshop), en una tía que seguro que no iba a pilates ni a cardio ni tomaba zumos detox durante medio año como las de Victoria`s secret y compañía, sino que en vez de ello iba a drogarse? ¿Desde cuando la heroina te deja ese culo y piernas? Bendita genética.
La historia en sí, una lástima, la gente que se quiere autodestruir lo consigue, y la época era mala, en lo peor de la heroina y el principio del sida, hizo caer a mucha gente, si Kate Moss hubiera pillado esa época hoy por hoy no le quedaba ni un diente en la boca fijo, en fin...
Como siempre, me ha encantado tu post (qué siga esta cadencia de actualizaciones, jeje!)
Un beso!

Lady Peterson dijo...

Mis hijas te agradecen tus dos últimos posts ;) Totalmente de acuerdo con Lorena, no bajes el ritmo!

Anónimo dijo...

Enhorabuena por esta dedicatoria a Gia.
Sencillamente genial.

ester dijo...

¿te puedes creer que no tenía ni idea de quién era esta mujer?
qué belleza y qué triste historia, sí...
beso!
e.
p.d. tengo que investigar lo de los 501, porque el otro día me dió una amiga unos vintage total y me quedan HORROROSOS, y aunque solo son un par de tallas más grandes que la mía habitual en pitis y tal, me ponen como 1000kg encima... ¿algún nuevo modelo recomendable?

Lula P. dijo...

Lorena, en algún lugar que no recuerdo he visto yo una foto de Avedon, primer revelado sería con notas manuscritas por él señalando las correcciones y tratamientos que quería que se le hicieran a la foto. Yo de fotografía no tengo ni puta idea, pero supongo entonces que hasta cuando no había Photoshop las imágenes se trataban para conseguir el mejor resultado posible (me refiero a fotos de moda sobre todo). De todas formas, ya te sigo que no lo sé, son sólo suposiones mías. Si alguien sabe más, pues que nos lo cuente por aquí!

Gia en esas ,imágenes era muy jovencita. La de la cara lavada se la hizo Scavullo en sus inicios, imagínate! Y sí, es fascinante ver cómo esa cara, ese cuerpo y esa actitud traspasa los años y va más allá, como si fueran de ahora.

Me encanta que Yestino haya salido, pero qué pasaaaa! Qué invento es este?!

Ester, tienes que desaprender y desacostumbrarte de los pitillo. Una vez superes eso, te pasar al revés y no sabrás verte en ellos.

Gracias a todas por leerme y comentar. Y al resto que entra aquí sólo para leer y no comenta, que sé que estáis ahí: os voy a tener que mandar un poco a la mierda! Yo escribo para poder leer vuestros comentarios. Si entráis y no participáis esto no funciona para mi. Ok???? Os lo he dicho muchas veces, así que no seáis cabronas!

Rocio dijo...

jajajaja Lula después del rapapolvo voy a comentar...
Me ha encantado tu post y aunque conocía de pasada la historia de Gia no me había fijado nunca con detenimiento en sus fotos. Lo primero que me viene a la cabeza es cómo se parece Cindy a Gia!!!Está claro que la belleza racial y nada lánguida de Gia sería la llave que abrió las puertas a las que vieron después...
Después te pones a pensar que la posesión de tanta belleza no resolvió los problemas de Gia y que, tal vez, esa búsqueda desesperada hacia la felidad a través de la belleza que practica nuestra sociedad no sea sino un espejismo
Un beso y gracias por comentar más seguido!!

Lula P. dijo...

Rocio, Scavullo llaba a Cindy 'Baby Gia'. El parecido en algunas fotos es asombroso.

Gracias por comentar!!

Al resto, espabilad! ;P

Anónimo dijo...

Ay! yo siempre te suelo comentar pero la verdad es que de este post poco puedo decir. Respecto al anterior, gracias por recomendarme el centro al que vas. Yo tengo ganas de hacerme un estudio de la piel y que me hagan cosas para cerrar el poro y afinarla sobre todo. Sin embargo, tengo la piel ultra sensible y me da pánico hacerme cualquier cosa que me la desestabilice y la deje peor. Ya te contaré mi opinión si finalmente voy.

Un besazo


Marta

Anónimo dijo...

yo tampoco conocia la historia de esta chica, gracias por contarnosla, es muy triste pero muy interesante.
A mi me pasa como a ti, estoy totalmente enamorada de Jax, del personaje y casi me da un pasme cuando se empezó a rumorear que iba a hacer la peli de 50 sombras de Grey.. luego me encantó que las fanes del libro pusieran el grito en el cielo y no la hiciera, yo pensé para mis adentros: que mas quisierais vosotras que mi Jax hiciera de ese... y me alegré infinito..

Belén dijo...

Bueno, yo tampoco pensaba comentar nada, porque no conocía a Gia y no tengo mucho que decir.

Diré que tampoco acabo de verme con los 501, seguro que es lo que dices de los pitillo, que nos hemos acostumbrado a esa silueta, pero de siempre es el tipo de pantalón con el que más me gusto.

Besos ;)

Anónimo dijo...

Bueno, yo después del tirón de orejas voy a comentar, porque quiero que sigas escribiendo con frecuencia.
No conocía a Gia y la historia me ha dejado pensando durante algunos días, con mucha pena.
Con respecto a los 501...joder, en la tienda Levi's no hay 501 de los de antes! Hay en talla de chico y hay unos 501ct que son como tipo boyfriend. Me compré la talla más pequeña y claro, han cedido y me quedan algo sueltos, pero yo me veo genial, porque es como si tuviera 16 otra vez, no me los quito.
Lula, que me encantas, te sigo desde aquel primer blog (yo estaba embarazada y recuerdo haberte enviado unas fotos de unos chie y unos retales de tela, dios, que vergüenza recordarlo!) Sigue escribiendo!

Ana dijo...

Aquí otra enganchada a tu blog en la sombra... Y también me suelo leer los comentarios; así que a partir de ahora comentaré si eso hace que escribas más a menudo!
No conocía a Gia, me ha parecido una belleza espectacular.
Aprovecho y comento sobre tu entrada anterior, que hablas de lo poco que comen esas tías (o dicen que comen), pero y las fotos de su comida en instagram?!!! Me pone negra ver mini platitos de postre con tres cucharadas de lo que sea, junto al texto diciendo: "Mi comida de hoy, yummy!" ¡A ver! Que no pueden alimentarse solo de eso, ¿no? O es que yo como por mi y por todas ellas!

Raquel dijo...

Cualquiera no comenta después de leerte...
A esta chica tampoco la conocía, pero la historia me ha dejado un poco de bajón. Qué estragos hizo la heroína en aquellos años.
Me gusta como escribes y me gusta leerte, aunque Elsa Pataky sigue sin convencerme. Un beso salá

Lula P. dijo...


Anónimo: cómo he llorado con Jax, tanto! aún lo pienso y lloro. A caños. Jax!!!

Belén, yo ya me he desacostumbrado de los pitillo. Sobre todo de los vaqueros pitillo. Lo sigo llevando, pero cada vez menos. Pruebalo, quizá te acabes sorprendiendo.

Anónimo: me acuerdo de tus zapatos!!! me da una alegría muy grande cada vez uqe alguna me decís que seguís ahí desde el primer blog! desde 2006! eso es mucho tiempo! una década juntas, qué barbaridad.

Ahora uqe lo pienso, seguiremos aquí con 50 años? Joder, ahora me he crocupado. No sé si eso es bueno o malo ;P


Los 501 de toda la vida son los unisex, auqnue es verdad que es complicado encontrar una talla pequeña. me encanta que te encante llevar los 501, a mí también, aunque a mi amigo M. no le guste como me sientan XD

Ana, yo tengo una fobia muy particular a ver fotos de comida en blogs y redes sociales. Tenemos que hacer un post de eso. Prometido.

Raquel, la de Gia es de esas historias en las que piensas de vez en cuando sin ningún motivo aparente. Al menos así me pasa a mí. Cautiva.

Escuchadme todas, muchas gracias por comentar. Lo veis? no cuesta tanto. Estoy contenta.

Anónimo dijo...

No por ser guapa iba a ser feliz la pobre..
Qué triste final..
Yo paso de los pitillos hace tiempo, y no soporto ningún pantalón que llegue ni a los tobillos, de verdad, mira que cogemos manías temporales radicales..
Besos y sigue ahí.
R.

dussy dijo...

Nos da pena porque era una persona pública o como ser humano? Que guapa era, pero ahora esa laca y ese maquillaje lo relaciono con Dinastia, la verdad.

Nada Nuevo bajo el sol, las modelos de aquella época (y anterior y posterior también) se metian de todo. No recuerdo bien donde he leido que Calvin Klein contrato a lo mas granado de la época para una campaña y que prohibio especificamente que las modelos tomaran drogas durante las sesiones, la modelo que fuera pillada seria despedida incluso si se la veia en posesion de algo. Pues bien en el avión que las llevaba a su destino, las chicas se metieron todo lo que llevaban, y debia ser mucho. En el avión iban: Jerry Hall, Iman y Janice Dickinson, entre otras muchas, de los nombres que recuerdo, que son de la época de Gia.

De Brooke Shields no puedo hablar aunque tiene cara de viciosilla en todas las fotos del studio 54, y con esa madre que tiene…..yo no digo na. En el studio 54 se empezaron a truncar muchas vidas.

Cuantas actrices, cantantes, modelos, se meten de todo y ahí estan o estaban: Misha Barton, Amy Whitehouse, Rihanna, Miley Cyrus, Kate Moss, Naomi Campbell, Elle Mcpherson, Amber Valletta, Tatum O´neal, Drew Barrymore…..

Y cuantos han muerto con esa edad o año mas o menos: Jim Morrison, Kurt Cobain, Jannis Joplin, Jimmi Jendrix, Amy Whitehouse, Sid Vicius, Edie Sedgwick (musa de Andy Warhol por cierto, y creo que tiene su pelicula y todo, alguien la recuerda??, otra asidua al studio 54)

Todos nombres importantes, de gente joven que muere de una manera absurda, porque a pesar de tenerlo todo para ser felices, no lo eran.

Anónimo dijo...

eso es amor y todo el mundo sabe que el amor es otra cosa, algo mejor pero infinitamente más aburrido.

Joder Lula no puedo estar más de acuerdo contigo! y me encanta que creaws que se acerca el fin de esta fobia que nos ha entrado a maquillarnos. Con lo divertidas que son las sombras de colores.

No conocía la historia de Gia, que tristeza.

XX